Todos podemos ser sanadores

Todos podemos ser sanadores.

Este es el caso de la tierra, claro esta que la misión de vida de todos esta regida por el alma y su proceso de aprender, pero al ejercer el libre albedrío es posible decidir sanar.

¿Qué significa ser sanador?

Te puedo decir que el ser sanador es mas que poner las manos sobre la persona o la zona afectada de una persona. El ser sanador implica el sanar tu, y el sanar tu implica limpiar tu personalidad de todos los miedos, prejuicios, enojos, de todo tu ego que ejerce el lado negativo que creaste como protección para tu personalidad. Hay mas información de como sanar tu vida en mi post de vivir a través del espíritu.

 

La capacidad de un sanador

Un sanador es capaz de sanar todo, por ejemplo Jesús, fue un sanador, pero su manera de sanar era en completa armonía con su espíritu y con Dios, pero el no iba solo a sanar el síntoma, el sanaba la raíz del problema y solo lo hizo en contadas ocasiones para demostrar la divinidad que el padre le había dado, la misma que a nosotros nos fue dada, no para demostrar su capacidad sanadora.

En este tiempo un sanador tal vez no ha llegado a esa capacidad y si llego, es seguro que ya este en otro plano, aun no perceptible para todos, al ir evolucionando el alma y al aprender su lección, el alma decide regresar al “paraíso” para tomar un boleto de nuevo a la tierra y seguir evolucionando, es el proceso del cual todos debemos estar conscientes.

 

El compromiso del sanador

Ser sanador es mas que solo tomar yoga, tai chi, ser master reiki o poder manejar la energía universal, ciertamente estas son herramientas del sanador, pero el sanador y su capacidad amplia de sanar va en función de la armonía que tenga con su espíritu para llegar a Dios. Estar en armonía es un camino comprometido y lleno de pruebas para aprender, entender y transmitir las enseñanzas a partir del amor.

No se puede tener la capacidad de sanar al máximo, si en su mente existe la ira, enojo, crítica, prejuicio, odio, es decir negatividad, el compromiso del sanador es limpiar todo este lado que ha generado el ego y llenarlo de AMOR, PAZ y TRANQUILIDAD.

El sanador debe empezar y mantenerse en su proceso de limpieza del karma y limpieza de la mente, recuerda que hasta los malos pensamientos generan karma, pero no esperes encontrar al sanador SANTO, tal vez aun no exista, seguramente encontrarás a sanadores que están en el proceso, que están dispuestos a enseñar y aprender de ti y que están dispuestos a entregar esta vida a sanarse a si mismo y a los demás.

 

Herramientas para sanar.

La mas conocida son las manos, en cada una de las palmas de la mano existe un chakra que es capaz de canalizar la energía, recibir y enviar, con solo imponer las manos puedes sanar, hay que aprender a manejar la energía, cualquier persona puede imponer las manos pero la energía que uno transmite es la propia, cuando aun no se aprende a canalizar la energía del universo.

La mente también es una excelente herramienta, pero debes estar limpio de negatividad para que se despierte esa capacidad, con la mente solo debes imaginar que se cura el problema, pero debes siempre respetar la Ley de Dios, hay algunos números que tienen la capacidad innata para poder imaginar, para ellos es necesario limpiar su mente de la negatividad.

El corazón es otra herramienta que conozco, es la mas fácil por que el AMOR no tiene límites, pero para poder despertar esta herramienta uno debe trabajar a conciencia su conexión con el ESPÍRITU para llegar a DIOS.

 

Las leyes de Dios en el sanar.

Creo que la mas importante es que “El sanador no decide a quien sanar o como sanar, Dios es el que decide“. (Muchas veces al sanar a un moribundo solo se aligera su carga en karma, culpas o negatividad para que muera en paz).

Otras veces las personas buscan sanar un dolor de espalda, pero el mal esta en su falta de amor a si mismo, entonces uno debe aprender a reconocer esto para dirigir la energía a un punto o varios puntos, pero siempre dejando a la energía que haga su trabajo, es decir esta ley lleva a la segunda que no es menos importante.

El sanador no sana por si mismo, es Dios el que sana. Somos canales de energía que Dios dispone para sanar, muchas veces el sanar a otros nos sana a nosotros, es un equilibrio perfecto.

Y la tercera que yo aplico a mi vida. La sabiduría de Dios es infinita y mi capacidad aun no alcanza a percibirla, dejo a DIOS y al ESPIRITU la decisión final y la acepto con AMOR.

 

Recuerden que lo que escribo es parte de lo que yo he vivido y aprendido, usen su intuición para reconocer lo que es para ustedes y lo que no. Si pueden  ayudar a mejorar este blog, por favor comenten, abramos el diálogo.