Te has dado cuenta que cuando caminas en un bosque se llega a sentir la energía que desprenden los árboles. Los árboles nos ayudan a establecer contacto con el poder de la naturaleza, nos dan herramientas para sanarnos, relajarnos, fortalecernos y cargarnos de energía vital.

A continuación te daremos unos ejercicios para que cargues tu energía con los árboles:

º Primero camina entre los árboles y escoge al que te llame la atención.

º Acércate a él, obsérvalo y capta su energía,  no trates de analizarlo mentalmente o de establecer un vínculo emocional.

º Tócalo al mismo tiempo que cierras los ojos, con tu mano izquierda.  Reconoce su fuerza y su influencia en el entorno. Observa si es un árbol solitario. Capta si su energía es curativa, si es protectora y amorosa, si es sabia, o si es imponente en todo ese territorio. Acepta esa energía  y pregúntate si deseas recargarte a ti mismo con esa fuerza que el te puede brindar.

º Establece contacto con la energía del árbol mediante tu corazón energético. Vacía tu ruido interno y escucha al árbol. Capta su espíritu. preséntate con tu nombre y entra en un espacio donde la comunicación es energética y no sonora.

Puedes pedir consejo sobre cualquier situación que necesites, cargarte de energía, relajarte, aceptar su sabiduría, para mitigar una enfermedad, para superar las preocupaciones o simplemente para conseguir alcanzar nuestro propio equilibrio.

º Escucha la respuesta en tu corazón, da las gracias y despídete poniendo tu mano derecha sobre su tronco. Este intercambio energético, no afecta negativamente al árbol, ya que éste las transmite a la Madre Tierra.

Date el tiempo de hacer está conexión con los árboles y te darás cuenta de todos los beneficios que nos brindan cada uno de ello.

Si ya has tenido una experiencia de conexión energética con los árboles, te invitamos a que nos compartas tu experiencia.