www.cassiel.com.mx

Tu ser interno

Seguro ya te ha pasado que en algunas situaciones, de repente escuchas una vocecita que te  apoya y otra que se niega a tus decisiones. Muchos conocemos estas voces como el angelito o el diablito que nos hablan al oído. Esas vocecitas, se resumen muy fácil una es tu ser interior y otra tu cerebro. Tu cerebro por lo regular trata de todas las formas posibles tomar las decisiones, imagina que tu cerebro es una computadora que programaste para disfrutar todo y para ocultar o negar el dolor. Eres tan buen programador que muchas veces las decisiones que toma las hace inconscientemente. Esto no justifica que en las acciones o decisiones lastimes a otras personas, eso si te lo aclaró.

Ya programado tu cerebro te lanzas a la vida.

Ejemplos rápidos:

Estas en la fiesta, ya llevas mas de 5 copas y te dices a ti mismo, pues una mas antes de irme, esa se convierte en dos o tres más. En esta situación tu cerebro y tú, decidieron que necesitaban cubrir ese vacío interno con la satisfacción que te da el alcohol. Al salir del lugar una voz muy tenue y muy baja, por que la estas matando con el alcohol, te dice no manejes, sin embargo el cerebro te dice, “con alcohol manejo mejor”, al otro día puedes no despertar o despertar en la cárcel o despertar con el mismo vacío que tratas de cubrir cada fin de semana y que niegas con la frase “soy un tomador social”.

Otro ejemplo:

Estas en un lugar que no te da confianza, pero como vas con el chico que en verdad te fascina, no te importa decides hacerte la valentona y demostrar que estas en onda, tu cerebro te dice quédate no pasa nada, tu ser interno te dice mejor vamonos algo esta mal, seguro ya pasaste por algo así y decidiste quedarte o no quedarte. Si te quedaste, estoy casi seguro que ahora tomas un poco mas, tienes un mal recuerdo que quieres olvidar o no te acuerdas de nada.

Hay muchos ejemplos, por favor si se te ocurre uno, escríbelo como comentario.

El ser interno, te habla y te habla todos los días a todas horas, puedes escucharlo, pensarlo, sentirlo, verlo o soñarlo. Por lo regular no le hacemos mucho caso, por que no queremos muchas veces aceptar lo que nos dice, no necesitas ser un gurú o maestro de Reiki para que el ser interno te hable. Debes decidir querer escucharlo. Dentro de ti y bajo todas las capas, fortalezas, obstáculos y quien sabe que tanta cosa que haz puesto para llegar a tu corazón, abajo de todo eso estas TU, por favor ámate un poco, escuhate, sientete ahí en ese lugar esta la respuesta a todo lo que te agobia. Ten el valor de enfrentarte a ti para conocerte y deja de cubrir tu vacío con imágenes banales del ser que realmente eres.

 YA ES MOMENTO DE EMPEZAR A AMARTE.

De la noche a la mañana no cambias, es un proceso lento pero gratificante. El reiki, la numerología y la meditación te ayudan mucho para andar por este proceso.