Lo que hace la flor del del desierto también conocida como barita, expande nuestra energía y nos hace estar en armonía con los poderes creadores de las piedras, con nosotros mismos, con la tierra y con el universo.

Es un mineral tan blando que debe ser cuidado muy sutilmente y se recomienda no manipularlo demasiado. Sus cualidades mágicas se asocian al plano mental o psicológico, refuerza la autoestima.

Contribuye a reducir sentimientos negativos, como rencores, resentimientos, celos, envidia. También previene problemas del riñón, aparato reproductor urinario. Alivia dolores e infecciones que se originan en la vesícula y riñón. Elimina miedos,temores y angustias.

Está piedra simboliza el poder de ” todo es posible en está vida” . Nos conecta con un profundo sentimiento de amor. Brinda calma, remueve el dolor emocional, elimina toxinas del cuerpo y es bueno para la armonía.

También promueve la comunicación en las ideas y pensamientos, refuerza la acción contra las adicciones, contrarresta los estados opuestos al amor, como: celos, venganzas, resentimientos o envidia.

Es eficaz contra el insomnio, alivia la depresión, el desaliento y desesperanza.